Acelera Windows 10 para se apague y encienda más rápido

Es cierto que la velocidad de un PC depende más de sus componentes que del sistema operativo, pero en Windows 10 hay trucos que permiten acelerar su apagado y también el encendido. Especialmente en lo referido a acelerar el apagado, que en Windows hay ocasiones en las que puede llegar a ser desesperante.

Ninguna sensación se puede comparar a ese momento en que necesitas apagar rápidamente el portátil para poder cerrar rápidamente la tapa y, por algún desconocido motivo, a Windows 10 se le antoja tardar varios minutos en apagar.

Por suerte, existen soluciones para un PC que tarda en apagarse. A continuación te contamos tres trucos que aceleran el apagado de Windows 10, y lo hacen sin necesidad de que tengas que dedicar más de cinco minutos a cada uno de ellos -lo más “complicado” que deberás hacer es abrir la famosa ventana de comandos CMD-. Allá vamos con nuestros tres consejos para un apagado casi-instantáneo.

Mejora tu privacidad y evita que Windows 10 recopile tantos datos sobre ti

 

Truco nº1: ¡Desactiva la instalación automática de actualizaciones!

No falla: quieres apagar tu PC, pulsas sobre el menú de Inicio y… ¡sorpresa! La única opción que tienes es la de “Apagar y actualizar”. Ni reiniciar ni suspender, no hay escapatoria posible a las molestas actualizaciones de Windows 10.

En este caso tampoco sirve de nada apagar el equipo manteniendo pulsado el botón, porque entonces lo que ocurrirá es que cuando lo vayas a encender de nuevo tendrás que esperar todavía más tiempo del habitual hasta que se configure -y, por supuesto, deberás esperar también a que se instalen las actualizaciones pendientes-.

Por ello, empieza por desactivar las actualizaciones automáticas de Windows 10. Para ello, sigue estos pasos:

  • Primero abre la ventana de comandos de Windows (pulsa a la vez la tecla de Windows + la letra “R”).
  • En el cuadro de búsqueda, introduce “services.msc” (sin las comillas) y pulsa Enter.
  • Se te abrirá un programa en el escritorio, y verás una enorme lista con nombres de programas acompañados del icono de un engranaje. Baja hasta el final de la lista y pulsa dos veces sobre “Windows Update“.
  • Ahora, en la ventana de propiedades que se te habrá abierto fíjate en la opción de “Tipo de inicio:” que aparece acompañada de un menú desplegable. Pulsa sobre este menú, selecciona “Deshabilitado” y guarda los cambios pulsando sobre “Aplicar“.
Desactiva las actualizaciones automáticas de Windows 10

De esta sencilla forma habrás conseguido evitar que una actualización lastre el apagado de tu PC. Pero te habíamos prometido mostrarte también trucos, y precisamente a ello vamos a continuación.

Truco nº2: Mira qué programas causan el problema

Por lo general, en Windows 10 suelen ser los propios programas instalados en el PC los que hacen que el equipo tarde más tiempo en apagarse. De ahí que, si últimamente has notado que tu PC tarda más en apagarse, sea tan recomendable comprobar qué programas están causando el problema.

Para ver los programas que generan algún error durante el apagado, sigue estos pasos:

  • Abre la ventana de comandos de Windows pulsando a la vez la tecla de Windows + la letra “R”.
  • Escribe “eventvwr” (sin las comillas) y pulsa Enter.
  • En el programa que se te habrá abierto en el escritorio, despliega la lista de “Registro de aplicaciones y servicios“, pulsa sobre “Microsoft” y después pulsa sobre “Windows“.
  • Ahora, busca la lista de “Diagnostics-Performance” y pulsa sobre ella.
  • Seguidamente, haz clic derecho sobre el nombre de “Operativo” y pulsa sobre la opción de “Filtrar registro actual…“.
  • Pulsa sobre la casilla en la que aparece el texto de “< Todos los id. de evento >”, escribe 203 y pulsa sobre “Aceptar“.
Así puedes encontrar los programas que causan problemas en el apagado de Windows 10

Todos los resultados que se te mostrarán en esta ventana corresponden a programas que han generado algún error mientras tu PC se estaba apagando. Ve pulsando sobre todos los registros, y fíjate en los nombres de programas que te resulten familiares; si aparece algún programa que sabes que tienes instalado en el ordenador, lo mejor será que te plantees desinstalarlo cuanto antes.

Truco nº3: Asegúrate de que tu PC se apaga después de cinco segundos

Más que un truco lo que te recomendamos es una revisión. Todos los equipos con Windows 10 están programados para empezar a apagarse cinco segundos después de que el usuario haya pulsado sobre el botón, pero existe la posibilidad de que alguien haya modificado en algún momento este ajuste en tu equipo.

Para comprobar que tu PC se apaga cinco segundos después de que se lo pidas (OJO: ni se te ocurra cambiarlo por un valor inferior), sigue estos pasos:

  • Abre la ventana de comandos de Windows (tecla de Windows + letra “R”).
  • Escribe “regedit” (sin las comillas) y pulsa Enter.
  • Despliega la lista de “HKEY_LOCAL_MACHINE“, pulsa sobre “SYSTEM” y, por último, despliega la lista de “CurrentControlSet“.
  • Ahora, pulsa sobre “Control” y busca un registro con el nombre de “WaitToKillServiceTimeOut”. Si lo que aparece a su derecha es el número 5000, entonces todo está en orden; de no ser así, haz doble clic sobre el registro y modifica su valor hasta el 5000.
Así se configura el tiempo de apagado en Windows 10

Truco nº3: Activa el arranque rápido

Realmente la aparición del arranque rápido no se ha producido con Windows 10 ya que está disponible desde la versión anterior a esta, y es una función basada en el uso de la hibernación. Para lograr la mejoría comentada, lo que el sistema hace es hibernar el núcleo del sistema operativo para que cuando lo encendamos no tenga que volver a cargar todo esto.

Por otra parte, aunque activemos este modo la hipotética mejoría que deberíamos notar no se verá reflejada cuando utilicemos la función de reiniciar el sistema, ya que de por sí con ella lo que hacemos es volver a cargar todos los datos y aplicaciones forzando una carga completa del sistema.

Teniendo esto en cuenta, si quieres activar el arranque rápido lo primero que deberás hacer es, obviamente, comprobar si el sistema no lo ha activado previamente por defecto. Para ello, en la barra de búsqueda de Cortana escribimos “Opciones de energía”, y dentro de ella hacemos clic en la opción “Requerir contraseña al reactivarse” en la parte izquierda.

Cómo activar el arranque rápido en Windows 10

Al hacerlo, dentro de esta sección podremos ver las diferentes formas de apagado que el sistema nos ofrece y cuáles tenemos activadas. La primera de ellas es la que buscamos, “Activar inicio rápido”, y solo deberás marcarla para utilizarla, aunque si no te deja arriba encontrarás la opción “cambiar la configuración actualmente no disponible”.

Con esto solo te queda darle al botón para guardar los cambios, y probar a apagar y volver a encender tu equipo para comprobar si se ha producido algún cambio.

Tu equipo debería experimentar una mejoría, aunque lógicamente cada dispositivo es diferente a la hora de ofrecernos un rendimiento u otro aunque sean prácticamente iguales. Si quieres deshacer este cambio, solo tienes que volver al apartado mencionado y desmarcar la casilla que previamente activaste.

Autor entrada: Administrador

Deja un comentario